Historia
Don Benito Méndez Tarajano nace en el Valle de las Palmeras, Haría, a finales del siglo pasado, concretamente el 17 de septiembre de 1898.
Comienza su andadura de maestro de Enseñanza Primaria en el pueblo de Yaiza, en abril de 1920.
A partir de noviembre del mismo año, pasa a dar clase en Arrecife, en el colegio La Marina, donde permanece hasta 1933, desarrollando durante esta etapa una labor que aún se recuerda, viniendo a ser “Maestro de Maestros”.
El 1 de octubre de 1925 fue nombrado Profesor de la Cátedra de Dibujo Lineal de la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos de Lanzarote, que simultaneaba con la de Maestro.
A manera de Breve reseña, podemos indicar que posteriormente se trasladó a Tenerife, ejerciendo en la Escuela Graduada del barrio de Buggi hasta 1950, que luego pasó a las Palmas de Gran Canaria, con destino en la Sección Graduada de lo que es hoy el Colegio Público Isabel la Católica, donde permaneció hasta su jubilación en 1964, ostentando cargo de Director desde 1956.
Fue el primer Director del Grupo Escolar, que dirigió dicho Colegio, elegido democráticamente entre el cuadro de Profesores.
Allí por donde pasó fue dejando su huella como educador y orientador, y ello se reconoce en numerosos premios y galardones concedidos a lo largo de su vida. A manera de ejemplo, puede citarse que en los años de ejercicio como Director destacó por el impulso que imprimió a las Enseñanzas de Formación Profesional, creando junto con don Juan Rodríguez Pacheco, diversos Talleres de Dibujo Técnico, Carpintería, Mecánica, Contabilidad, etc., donde se formarían luego muchos profesionales.
Fue Don Benito un Maestro de los que la gente suele llamar en general “Maestro de los de antes”, sin que ello suponga desmérito y profesionalidad de los actuales enseñantes. Pero cuando así hablan los que le conocieron y fueron sus alumnos, realzan su quehacer en la Escuela, su gran dedicación y entrega a una labor diaria, a la proximidad que existía entre el discípulo y su Maestro, a sus valores humanos y docentes. Se traduce esa expresión en un hermoso recuerdo de cariño y agradecimiento.
Fue Don Benito objeto de numerosas distinciones, tales como los diferentes “Votos de Gracia” que recibió de los Inspectores de Enseñanza Primaria de la época. Estaba en posesión del Diploma de La junta Provincial contra el analfabetismo de Las Palmas, por capitación del Sistema Onomatopéyico, concedido el 6 de junio de 1956.
Por su activa colaboración en el desenvolvimiento Social y Cultural del Círculo Mercantil, antigua Democracia, y los servicios prestados en pro de la Enseñanza durante su residencia en Lanzarote y como directivo, se le distinguió como “Socio de Mérito” en 1962.
En reconocimiento de su labor en la Enseñanza se le concedió la máxima distinción a su dilatada carrera, la “Cruz de Alfonso X”.
Quienes le conocieron, amigos, conciudadanos y muy especialmente, los que fueron sus alumnos, le recuerdan con admiración y cariño, destacando su gran vocación profesional y su valor humano.
Hombre consciente de lo que era y debía ser la responsabilidad de un Maestro de Escuela, ejerciendo siempre su profesión con dignidad, dedicación y con un dominio perfecto de los talentos educativos propios de su época.
Valga el reconocimiento de toda la Comunidad Educativa, transmitidos a los familiares y allegados, y que su meritoria labor sirva como ejemplo y guía a las actuales y futuras generaciones de maestros y maestras, con respeto y agradecimiento por el prestigio que un hombre de Lanzarote, un Maestro de Enseñanza Primaria, supo dar a nuestra profesión.
 
 
 
 
 
 
  © C.E.I.P. Benito Méndez Tarajano 2014. Todos los derechos reservados     design by www.md-design.es